Cosas raras que me pasan. 2

En Alemania, la gente tira una infinidad de muebles a la calle. Yo pensaba que eran recogidos por el ayuntamiento cuidadosamente y donados a ONGs o dados a gente con pocos recursos para amueblar sus casas, pero no. Son recogidos por un camión de la basura que los tritura para que los pedazos sean más compactos y quepa todo mejor. Te puedes encontrar de todo: Sofás de cuero, muebles cajoneras, sillas, armarios, estanterías del Ikea, camas….

Muchas veces, estudiantes que han invertido 300-600€ en muebles mientras han estudiado en Aachen, prefieren tirarlo todo en vez de a) venderlo o b) llevárselo a su casa.

Gracias a este comportamiento compulsivo de la sociedad de hoy en día de usar y tirar, me he amueblado mi habitación completamente gratis: Tengo cama, lámpara, cajonera, estantería y sílla.

Debido a esto he desarrollado un comportamiento “diogénico” en el que si veo algo, compruebo si me sirve, y si eso, me lo quedo. El otro día pasé al lado de una chaqueta de punto que se le había caído a alguien, y paré simplemente por curiosidad, a ver si era de lana. Era una chaqueta de lana irlandesa y cashemir 100%. Esa chaqueta valdría por lo menos 70 pavos. La cogí. La traje a casa, y la lavé a mano para no destrozarla. La dejé colgada en la ducha. Al cabo de un par de horas, entra Solène, mi compañera de piso, diciendo que dónde había encontrado su chaqueta.

La conclusión es que el comportamiento “diogénico” salva enseres tanto de gente ajena como conocida. Y que si pierdes algo, yo lo encuentro y te lo devuelvo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s