Magdalenas de almendras

Ayer me picó la vena de la cocina, aprovechando que me pasé la mañana cogiendo almendra y mi primo peló una cantidad ingente. Pensé en hacer Muffins (Magdalenas) pero me faltaba el elemento principal: los moldes.

Rebuscando en mi memoria, me acordé de aquellos entrañables “Sobaos Martínez” y decidí give it a try haciendo mis propios moldes de magdalenas a partir de folios que tenía por ahí. El invento salió bien!!

  

 

partiendo un folio en dos, y doblando hacia el centro sus dos lados más estrechos hasta la mitad y poco más, y volviendo a hacer lo mismo del otro lado. Al final me quedó esto:

Los ingredientes que usé para hacer semejante delicia eran bastante parecidos a los de las galletas que he posteado antes, pero con diferentes proporciones.

he de decir que las cantidades nunca las sigo al pie de la letra, pienso que la variabilidad que hay de una vez a otra que cocinas añade un poco más de emoción, y en cosas como la repostería, sabes que siempre va a salir bueno. De todas formas ahí va la receta:

 

  • 1 huevo mediano batido
  • 3/4 taza de leche entera
  • 1/2 taza de aceite de oliva virgen
  • 2 tazas de harina integral
  • 1/2 taza de almendras picadas
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 3 bicarbonato sódico (baking powder, levadura..)
  • 1 cucharadita de extracto de almendra
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 pizca de sal

Como siempre, mezclamos los ingredientes secos por una parte (harina, almendras, levadura, canela, sal…) y por otra los demás, y para mezclarlos bien usamos la batidora. Luego se junta todo hasta que alcanza una textura grumosa como de papilla, y la vertimos en los moldes que hemos preparado hasta la mitad más o menos, ya que la masa crecerá. Las decoramos a gusto, ya sea con más almendras, o piñones.. ¡imaginación al poder!

Ponemos el horno a potencia media (ya sabéis chic@s, toda la repostería a una temperatura de alrededor de 175ºC (350F) y esperamos unos 10-15 minutos.

Para ver si están listas, basta con pinchar un cuchillo en una de ellas, y si sale limpio, es que ya está!!

y… ¡este es el resultado!!:

 

Anuncios

Galletas de Almendras Orgánicas

Voy a seguir el blog hablando de la receta que hice ayer con las almendras orgánicas que recogí y partí.

Los ingredientes son:

  • -1 taza de almendras trituradas (da igual si tiene piel, piensa que es fibra!)
  • -1 taza de harina integral
  • -1 huevo entero
  • -1 cucharadita de canela
  • -1 pizca de sal
  • -3 ó 4 cucharadas colmadas de azúcar moreno o la misma cantidad de miel
  • -1 cucharadita de esencia de almendra
  • -aceite de oliva virgen

PREPARACIÓN:

En un bol, mezclamos los ingredientes secos, es decir, harina, almendras, canela, sal, azúcar. Luego añadimos el huevo y lo batimos, lo mezclamos poco a poco con la mezcla anterior, y cuando veamos que el huevo no admite más, vamos echando aceite. Que no nos de miedo amasarlo con las manos hasta conseguir una textura bastante firme, sin que sea demasiado quebradiza.

De ahí repizcaremos bolitas del tamaño de una pelota de golf, a las que colocaremos una almendra de adorno y las pondremos en la bandeja del horno sobre la que hayamos colocado previamente papel vegetal o albal.

Las metemos al horno más o menos 10 minutos dependiendo de la potencia (el mío es de gas, y no lleva indicador de temperatura, así que abrí un par de veces hasta que me pareció que al tocar las galletas ya no se resquebrajaban).

y este es el resultado!!!

A coger almendras!

Llega septiembre, y un año más toca ir a Santa Catalina a coger almendras. Es algo que lleva en la genética de mi familia ya varias generaciones, y cada año veo con impotencia como otro almendro muere, pero así es la vida!.

Lo primero que necesitas para ir a coger almendras es una red bastante grande con la que se pueda abrazar al árbol.

La segunda cosa más importante son palos o varas de hierro-madera para varear el árbol,

y lo tercero, ganas de trabajar.

Tras una jornada de duro trabajo, este es el resultado:

 

 

Muchas veces la naturaleza es caprichosa, y nos regala estas curiosas formas!

 

Otra de las cosas que van ligadas a la recogida de almendras, es el pelarlas y partirlas, sobre todo cuando son explotaciones familiares con como mucho 20 almendros.

 

 

 

Esta tarea se puede alargar hasta diciembre incluso, y hay que tener en cuenta que si no queremos que la almendra se ponga negra, es necesario orearla, es decir, extenderla en el suelo de alguna habitación o cámara, permitiendo así que no surjan mohos, y que los insectos (sobre todo mariquitas, cortapinos y arañas) que suelen venir de regalo cuando las coges, encuentren una vía de salida.

Tras esto, ya podemos disfrutar de un año de delicias culinarias, que iremos comentando en las próximas entradas!