Cosas raras que me pasan. 2

En Alemania, la gente tira una infinidad de muebles a la calle. Yo pensaba que eran recogidos por el ayuntamiento cuidadosamente y donados a ONGs o dados a gente con pocos recursos para amueblar sus casas, pero no. Son recogidos por un camión de la basura que los tritura para que los pedazos sean más compactos y quepa todo mejor. Te puedes encontrar de todo: Sofás de cuero, muebles cajoneras, sillas, armarios, estanterías del Ikea, camas….

Muchas veces, estudiantes que han invertido 300-600€ en muebles mientras han estudiado en Aachen, prefieren tirarlo todo en vez de a) venderlo o b) llevárselo a su casa.

Gracias a este comportamiento compulsivo de la sociedad de hoy en día de usar y tirar, me he amueblado mi habitación completamente gratis: Tengo cama, lámpara, cajonera, estantería y sílla.

Debido a esto he desarrollado un comportamiento “diogénico” en el que si veo algo, compruebo si me sirve, y si eso, me lo quedo. El otro día pasé al lado de una chaqueta de punto que se le había caído a alguien, y paré simplemente por curiosidad, a ver si era de lana. Era una chaqueta de lana irlandesa y cashemir 100%. Esa chaqueta valdría por lo menos 70 pavos. La cogí. La traje a casa, y la lavé a mano para no destrozarla. La dejé colgada en la ducha. Al cabo de un par de horas, entra Solène, mi compañera de piso, diciendo que dónde había encontrado su chaqueta.

La conclusión es que el comportamiento “diogénico” salva enseres tanto de gente ajena como conocida. Y que si pierdes algo, yo lo encuentro y te lo devuelvo!

 

 

Anuncios

Cosas raras que me pasan. 1

I am studying German in the Volkshochschule here, and my teacher, who is a professor of Philosophy, likes poetry a lot. Sometimes he brings German poems to class so we can comment on them. Some weeks ago, I was walking in Aachen with a friend, and we stopped in one of those bookshelves that there are in the streets full with free books. I picked up two books of poetry. One was signed, but didn’t pay much attention. IMG_20160622_124212.jpgIMG_20160622_124202.jpg
Back at home, with my boyfriend, we started to have a closer look at the books. The signature was from Gregor Maria Kirschbaum, who gave the book to his brother Victor for Christmas in 1947, which is when the book was published. Wow, a book signed by the author to his brother! let’s do some research!
We googled the name, and came out this: http://www.familienbuch-euregio.eu/genius/?person=237343  So he was born the same day as I!! kömisch!, interesting. And he is buried in Aachen…. I supposed his children didn’t appreciate enough books and just sold all of them in bulk, and somehow this one, given by his brother, ended up in a shelf on the street :/
Sad story.
Ok, more research!!, now I google Gregor María Kirschbaum, and this comes out:  http://www.general-anzeiger-bonn.de/bonn/bad-godesberg/Ingeborg-Kirschbaum-feiert-im-Kreise-der-Familie-article1203688.html
An article of his wife, turning 100!! and have a look at this: “Nach dem Abitur 1934 ging sie nach Barcelona, um Spanisch zu lernen. Nach ihrer Rückkehr nach Deutschland lernte sie Gregor Maria Kirschbaum kennen und heiratete 1939……Seit 1980 ist sie Witwe, nutzte seitdem die Zeit für viele Reisen unter anderem in ihr Lieblingsland Spanien”… so She loved Spain.. and I am Spanish!! Maybe she even speaks Spanish! That’s interesting…
wait, does it say “MEHLEM”? That’s in Bonn!! I go there every now and then. Also, last weekend we were doing a route near the Siebengebirge. We parked the car in Bad Honnef and walked for 16 km.
Last week I spent the entire week reading the book of Gregor I also thought about just calling Ingeborg by phone and go by to give this book back.
So as you see, I am quite surprised about all these coincidences, and I’d like to follow the story :D.

Task of today: Hating Deutsche Bahn

Muchos de nosotros, españoles, nos tiramos años haciendo comparaciones entre España y Alemania, en la que el 90% de las veces, nuestro país sale malparado. Yo misma empecé a estudiar alemán allá por el 2005, pero ha sido últimamente cuando más he viajado allí, y de hecho en poco tiempo espero mudarme allí unos meses.

El finde pasado pude experimentar en mis propias carnes, que no es oro todo lo que reluce, y tuve un episodio más bien desagradable con la compañía de trenes.

Lo primero, es que en la página de la Deutche Bahn, tienes que poner absolutamente todos tus datos para comprar el billete de tren. La parte divertida viene cuando vas a la página donde has de elegir un método de identificación. En ella, lo más lógico es pensar “pues uso el DNI, total, soy ciudadana europea y es lo que se usa”. La sorpresa es cuando al desplegar la pestaña de “país”, España no está. Bueno, no está España ni los otros 295 de 300 países que hay en el mundo, por lo que si no eres de: Alemania, Austria, Bélgica, Holanda, Italia, Luxemburgo, Francia, Polonia, Rep Checa o Suiza, ESTÁS EN LA MIERDA, my friend.

borrar

Sigues leyendo, y piensas…. a ver… no tengo Bahn Card de esa…ni Bahn Bonus card…ni tarjeta Maestro… la mía es Visa Débit…..tarjeta de crédito?…CRÉDITO?  En esta tesitura, después de cagarte en todo y echar pestes del sistema de compra online de la DB, el siguiente paso lógico es “colarla”. Bueno, ya que no tengo nada, voy a hacer como que mi tarjeta Visa Debit es de crédito. Tuve suerte y funcionó. Pero sigo preguntándome qué podría hacer si, no sé, me compra el billete mi novio con su tarjeta por X motivo, o mi padre, o mi jefe para ir a un meeting. ¿cómo me identifico entonces?

En todos los demás países en los que he viajado, que no son pocos, la compra por internet sólo te pide el nombre, y a lo sumo un número de identificación rollo dni, o pasaporte. (Ojo, que en DB, el pasaporte tampoco te sirve).

Llega el día esperado, en el que he de coger mi tren Aachen-Gent, está todo calculado, llego a las 18.22, cojo un bus al punto B en 20 min (tengo ese tiempo para buscar a ver de dónde sale, porque NUNCA lo he cogido antes), luego desde el punto B en otros 13 min cojo el último bus que me lleva a mi destino. Me puedo permitir 20 min de retraso. Pero nahhh confío en Deutche Bahn. Los alemanes siempre son puntuales. (EN ALEMANIA TODO FUNCIONA BIEN. SIEMPRE)

Llego a la estación, me despido de mi novio, y me dirijo al andén. Y pone: “Verspatung ca. 25 min”…. “NOOOOOOO……!” Le envío un Whatsapp, por si quiere tomar un café antes de irse. Vuelve. Vuelvo a mirar la pantalla: “Verspatung ca. 50 min”…”WTF is going ON???!!!”

Tras freaking out unos minutos intentando buscar una conexión alternativa en Gante, me dirijo a hablar con los de la ventanilla, y os aseguro de que esa mujer que me atendió era la persona más gilipollas que he conocido, el diablo en persona me miraba impasible respondiendo que no podían hacer nada frente al hecho de que me tenía que quedar a pasar la noche en Gante, y gastarme pasta en un albergue, gastarme 50€ y llegar tarde al trabajo al día siguiente. No podían hacer nada. Ni disculparse. Decía todo esto con una sonrisa. Ni devolución del dinero siquiera. HIJA DE PUTA.

En España, si un Alvia llega 20 min tarde, ya te devuelven el 25% del billete. Si llega 60 min tarde, te devuelven el 100%, sea el tren que sea.

En mi caso, en la DB, si llegas 60 min tarde, te dan el 25% (gracias por mis 6€), si llegas 120 min tarde, el 50%. Nunca te van a devolver el billete entero, JAJAJAJA.

La verdad, es que me ha sorprendido bastante ver que en general, los trenes españoles son MUCHO más puntuales que los alemanes. y más les vale porque si no tienen que apoquinar :D. Además, por si no lo sabéis, Iberia ha pasado a ser el líder mundial en puntualidad este último año.

Todo esto me hace replantearme muchos estereotipos con los que hemos crecido, y eventos como cuando Alemania acusó a España sin pruebas en 2011 cuando la E.coli encontrada en unos pepinos hizo enfermar a más de mil personas, o cómo más recientemente nos hemos quedado todos de piedra con el accidente aéreo de los Alpes, a manos de un piloto alemán….

¿qué opináis de todo esto? ¿Alguna mala experiencia con los trenes?

Una española en Terneuzen – Dow Chemical

Pues nada, ayer me mudé a Terneuzen, o “Ternööösen” como dicen aquí. Esta será mi nueva casa, donde pasaré los próximos 6 meses. al parecer voy a vivir en una especie de comuna hippie donde nos juntas a trabajadores/estudiantes jóvenes, y hay gente desde Canadá. hasta Grecia, pasando por España, Francia, y Holanda.

Voy a vivir en el hotel Hampshire Inn- City Terneuzen. Tengo habitación para mí, y comparto salón y cocina con otros 17 estudiantes.

Tras dar el primer paseo por la ciudad, y tras la llegada de ayer, estas son las conclusiones que he sacado:

-El norte de Bélgica es un maldito cenagal. Me vienen a la mente los soldados de la 2ª guerra mundial andando por cenagales.
-No hay gorriones en Holanda :/, hay pájaros muy bonitos, pero no gorris.
-Aquí no reciclan una merda, he bajado to contenta a tirar cartón, plástico y cristal, y excepto el cristal, he tirado todo al mismo contenedor :/
-Moqueta everywhere. Why??! Al menos si se me cae el móvil nuevo al suelo no lo desgraciaré :)…algo “bueno” tenía que tener.
-“Los bares seguro que abren los domingos”….bueno, eso, si es que encuentras un maldito bar, que hoy esto parece una ciudad fantasma xD.
-Menos mal que vivo en una comuna hippie con ~17 estudiantes/currantes de toda Europa. Eso motiva 🙂

Mañana, primer día en Dow Chemical 🙂

Proyecto Huerto

Llevaba ya tiempo con la espinita de hacer mi propio huerto, más o menos desde que mi amiga Silvia empezó a traerme cosas de su cosecha. Tras sopesar varias opciones, decidí empezar el proyecto el verano pasado en mi pueblo, sin embargo, la tarea sería ardua, ya que el emplazamiento elegido era un pedazo de terreno en el corral de la casa de mis abuelos, que había sido sepultado bajo una capa de cemento de unos 10-15 cm, y que anteriormente había sido usado como basurero. En aquella época no existían camiones de la basura, y mi abuelo la llevaba al vertedero municipal con el carromato cada X tiempo. Claro que también, en aquella época se deshechaban pocas cosas: las gallinas, cerdos y perros del corral se encargaban de reciclarlo casi todo.

Lo primero que tuve que hacer era quitar la capa de cemento, para lo cuál usé el martillo neumático de mi padre, que se parecía a esto:

Imagen

Tuve la suerte de que en la parte trasera de mi casa, Antolín estaba obrando en una casa, y me dejó tirar la capa de cemento que saqué.

El estado inicial del lugar, era este:

Imagen

ImagenImagenImagen

Una vez quité toda la capa de cemento, tuve que limpiar la tierra y quitar arena de relleno y piedras hasta una profundidad de unos 50 cm, para asegurar que las raíces de lo que plante puedan penetrar bien la tierra. Haciendo esto, me encontré primero unos fósiles de mi padre que mi abuelo había usado “de relleno”, y unas piedras de hierro que se usaban en una forja hace más de cien años cerca del lugar.

Tras arar bien la tierra, procedí a abonarla. Para ello, mi prima me acompañó a la huerta que hay cerca de la laguna sur de mi pueblo, en la que unos hombres tienen 3 caballos y un montón enorme de compost. Este compost es de los mejores que se pueden usar en horticultura, ya que es bastante flojo, y puedes echar tanto como quieras. Trajimos un par de sacos, y los eché por toda la tierra mezclándolo bien.

Imagen

Bueno, llegados a este punto, lo que había que hacer era empezar a plantar cosas!

He comenzado plantando un par de brócolis (romanesco y lila) una escarola, una col, una alcachofa, y patatas.

El aspecto que tenía mi huerto en noviembre, era este:

Imagen

Nada mal, eh?. Cabe decir, que las patatas nacieron por generación espontánea, a partir de pieles de patatas que mi madre había pelado para hacer el cocido. Emulé la costumbre de mi exsuegra de enterrar montoncitos de pieles de frutas en el huerto a modo de abono, y las patatas fueron una sorpresa esperada a partir de esa acción. Y la cosecha y la tortilla de patatas que hicimos, increíble!! Más orgánicas imposible =)

Imagen

Una vez recolecté las patatas, planté en su lugar habas aguadulce que me dio mi primo, dos o tres en cada agujero. Es importante tener en cuenta que una vez has plantado  algo cuyas raíces vayan hacia abajo (patatas, zanahorias, rábanos…) lo siguiente que se ha de planta en ese pedazo de tierra, han de ser cosas cuyo fruto esté en la superficie (brócolis, lechugas…) además, las  plantas leguminosas (guisantes, habas) enriquecen la tierra con nitrógeno y otros elementos. Todo esto entra dentro de la rotación de cultivos, importante para no empobrecer la tierra demasiado.

Imagen

Para pasar el invierno, esparcí una capa de paja entre las plantas que quedaban y encima de las habas recién plantadas, y de momento aguanta bien!

Camera 360

Cómo pintar tu bicicleta !

Como todos sabéis, Valencia es una ciudad conocida entre muchas cosas, porque las bicis pasan poco tiempo en las mismas manos.  Al poco de mudarme allí, un amigo americano que estuvo de intercambio, me regaló su bici. Una bici beige y roja, de paseo, bastante hecha polvo. Empecé a usarla a diario para ir a la universidad, pero a pesar del uso, no quería gastarme dinero en ella, ya que el día menos pensado puede desaparecer, como han hecho las bicis de tantos amigos. Sin embargo, pasaban los años, y por A o por B, yo seguía con mi bici cutre pedaleando por Valencia, así que el verano pasado por fin decidí hacerle un Señor apaño: Pintarla!

Qué necesitas:

  • Papel de lija:
  • Trapo húmedo
  • Cinta de pintor
  • Cuerdas y lugar donde colgar la bici
  • Pintura spray

Lo primero que tenéis que hacer con vuestra bici es desmontarla, quitarle las ruedas, sillín, portabultos etc.

El segundo paso, es lijar todas las partes que vayáis a pintar con una lija de grado 200 (a menor  número, los granos de lija son más gordos, y acabaremos antes la faena)

Imagen

Una vez lijada, la limpiaremos con un paño húmedo, para que se vaya mejor todo el polvillo que queda, pero no demasiado mojado, ya que podemos provocar una oxidación de nuestro cuadro, que seguramente será de acero.

Imagen

Tras esto, colgaremos el cuadro de la bici en un lugar aireado, a ser posible al aire libre. Yo lo que hice fue colgarlo de la higuera con una cadena.

Con cinta de pintor y periódico, cubriremos todas las zonas de la bici que no queramos pintar (pedales, cable del freno…)

Y pasamos a hacer la magia: Con el spray echaremos la pintura por toda la bici sin dejarnos ningún hueco, en pasadas a unos 15 cm, sin dejar de apretar para que salga la pintura.

He elegido un spray Rust Stop de Leroy Merín, que vale unos 13 €. Se supone que es para superficies expuestas a la intemperie, y mantiene el óxido a raya.

spray-antioxido-negro

 

Imagen

y tras todo esto, quitamos toda la cinta de pintor, montamos la bici, y voilá el resultado!!

Imagen

Albaricoque desde semilla

Hace unos años,cuando me picó la vena de pedir plantas por correo a Bakker, mi padre pidió un albaricoquero para suplir la ausencia de la chumbera que se nos heló ese invierno de -18ºC en la estepa manchega.  Desde entonces, ha sido más un adorno en el patio que un árbol frutal, y hasta hace dos años no empezó a dar albaricoques de un calibre y sabor decente. Este año, el éxito ha sido tal que decidí intentar plantar un par de árboles a partir de los huesos. El invento no fue demasiado bien, pero más por la época del año (estamos en octubre ya) que por el modus operandi.

La idea fue, sacar primero la semilla de la envoltura de madera que llevan, y meterla en un tarro hermético, con un poco de papel o algodón húmedo, en el frigorífico durante un par de meses (toooodo el verano). Al volver ví que las pequeñas semillas empezaban a echar su tallito correspondiente, y las planté en un par de macetas: y este es el resultado final!!!

ahora queda ver si el arbolito supera el invierno, ya os contaré!